Dueños y Señores de la Tierra Expuestos

alien_archons19

Por mr_unicus Noviembre 29, 2011 del Sitio Web Unicus Magazine traducción de Adela Kaufmann
Versión original

Por favor, reenvíe esta información importante para su familia y amigos.

Es hora de exponer los controladores encubiertos de la humanidad.

Les aseguro que esto no es especulación, engaño, o el producto de la imaginación de la gente.

Estas criaturas parasitarias son reales y debemos lidiar con ellos de inmediato para que la humanidad pueda evolucionar a un nivel superior de existencia.

Comunicado de prensa de Robert M. Stanley

Actualizado 05 de noviembre de 2011

Conciudadanos de la Tierra,

Es hora de a exponer los controladores encubiertos de la humanidad. Les aseguro que esto no es especulación, engaño, o el producto de la imaginación de las personas. Estas criaturas parasitarias son reales y debemos lidiar con ellas de inmediato para que la humanidad pueda evolucionar a un nivel superior de existencia.

A pesar de que estos parásitos no son humanos, se alimentan de la energía negativa/emociones de los seres humanos. No está claro cuando vinieron estas criaturas cósmicas, parecidas a amebas a la tierra por primera vez, pero sabemos que fueron descubiertas por los chamanes en estados alterados de conciencia hace mucho tiempo y recientemente han sido fotografiadas.

La razón por la cual no todos las ven en base diaria es porque la firma energética de estas criaturas está más allá de nuestros límites normales y estrechos de visión dentro del espectro electromagnético.

archons18_01

Lo que los científicos llaman “luz visible”.

Aquí hay una serie de fotografías auténticas, infrarrojas y otras imágenes de estas criaturas:

NASA foto

archons18_03_small

archons18_02_small

archons18_04

archons18_05_small

archons18_06_small

Foto de la NASA

archons18_07 (1)

Del mismo objeto ampliado y mejorado.

No se trata de naves espaciales: son seres vivos que los pioneros modernos en este campo de la investigación (durante los años 1950) denominan “peces del cielo.”

Coincidente mente, en 1968, un episodio de Star Trek (creado por el presunto masón de grado 33, Gene Mason Roddenberry) ofreció una enorme versión de exactamente el mismo tipo de criatura semejante a una ameba, hambrienta de energía, descrita en este comunicado de prensa.

archons18_08archons18_09

El Sr. Spock está sorprendido, no sólo por el tamaño de esta criatura y la cantidad de energía que consume de su entorno, incluyendo la nave espacial Enterprise y su tripulación, pero además, está a punto de dar a luz.

Como se dijo antes, se trata de criaturas biológicas.

Pienso en ellas como condensadores orgánicos que están en constante absorción de energía.

archons18_10

archons18_11 (1)

La imagen que se utiliza aquí en Star Trek es una ameba microscópica que ha sido mejorada en el color.

Pero observe la increíble similitud geométrica a una foto de un “pez del cielo” y el agujero como-boca de alimentación.

De hecho, un gran pescado gordo azul, que podía volar fue la descripción utilizada por Carlos Casteñada, cuando se le enseñó por vez primera cómo ver a estas criaturas ocultas (véase el extracto abajo) y se le informó que son capaces de influir en la mente de los seres humanos.

Pero hay más de lo que vemos, en esta increíble historia .

 

archons18_12

Los antiguos textos gnósticos de Egipto, llamados Textos de Nag Hammadi, describen dos tipos de seres demoníacos alienígenas que invadieron la tierra hace mucho tiempo, que ellos llaman los Arcontes.

El primer tipo de Arconte parece un reptil.

El otro tipo se parece a un embrión humano… que tiene la misma forma y apariencia de las fotos de los “peces del cielo”.

archons18_07 (1)

Además, en la conclusión de mi nuevo libro “Encuentros Encubiertos en Washington, D.C.”, reporto en gran detalle cómo criaturas demoníacas, alienígenas están manipulando secretamente las mentes de los políticos y otras personas poderosas en Washington.

Desafortunada mente, ahora veo que la posesión de la mente de las personas no está limitada a individuos selectos en posiciones de poder en este planeta.

Si las revelaciones en el extracto de la conversación a continuación es preciso, todo el mundo está siendo potencialmente mentalmente manipulado por esas criaturas.

Extracto de “El lado activo del infinito” de Carlos Castañeda pg. 217

Don Juan dijo,

“Este es el momento adecuado del día para hacer lo que estoy pidiendo que hagas. Toma un momento para llamar la atención necesaria para hacerlo. No te detengas hasta atrapar esa sombra negra fugaz.”

Yo vi una extraña sombra negra pasando, proyectada en el follaje de los árboles. O bien era una sombra que iba y venía, o eran varias sombras fugaces moviéndose de lado a lado o hacia arriba en el aire.

archons18_14_small

Me parecían un pez gordo negro, un enorme pez. Era como si un gigantesco pez espada estuviera volando en el aire. Yo estaba absorto en la vista. Entonces, finalmente, me asusté.

Se hizo oscuro para ver el follaje, sin embargo, todavía se podían ver las fugaces sombras negras.

“¿Qué es, don Juan?” le pregunté.

“[Hace mucho tiempo, el brujo nativo/chamanes de México] descubrieron que tenemos un compañero de por vida”, dijo, tan claramente como pudo.

“Tenemos un predador que vino desde las profundidades del cosmos, y se hizo cargo de gobernar nuestra vida. Los seres humanos son sus prisioneros El depredador es nuestro amo y señor que nos ha vuelto dóciles,… Indefensos Si queremos protestar, suprime nuestras protestas. Si queremos actuar independientemente, exige que no lo hagamos.”

Estaba muy oscuro a nuestro alrededor, y esto parecía reducir cualquier expresión de mi parte. Si hubiera sido de día, me habría reído.

En la oscuridad, me sentía bastante inhibido.

“Está completamente negro a nuestro alrededor”, dijo don Juan, “pero si miras por el rabillo del ojo, seguirás viendo sombras fugaces saltando a su alrededor.”

Estaba en lo cierto. Todavía las podía ver.

Su movimiento me mareaba. Don Juan encendió la luz, y todo pareció disiparse.

Don Juan dijo,

“Usted ha llegado, por su solo esfuerzo, a lo que los chamanes del Antiguo México llamaban el tema de los temas. He estado batiendo el arbusto todo este tiempo, insinuando a que algo nos está manteniendo prisioneros. ¡De hecho estamos prisioneros! Este era un hecho energético para los chamanes del antiguo México.”

“¿Por qué este depredador ha asumido el control de nosotros de la manera que usted lo describe, don Juan?” Le pregunté. “Tiene que haber una explicación lógica.”

“Hay una explicación”, respondió don Juan”, que es la explicación más simple del mundo. Tomaron el control porque somos alimento para ellos, y ellos nos exprimen sin compasión porque somos su sustento. Del mismo modo que amontonamos a los pollos en los gallineros, los depredadores nos crían en corrales humanos, corrales para humanos. Por lo tanto, su alimento está siempre disponible para ellos.”

Sentí que mi cabeza se sacudía violentamente de lado a lado.

No podía expresar mi profundo sentimiento de malestar y descontento, pero mi cuerpo se movía a traerlo a la superficie. Me sacudí involuntariamente de pies a cabeza.

Me escuché a mí mismo diciendo:

“No, no, no, no. Esto es absurdo, don Juan. Lo que estás diciendo es algo monstruoso.

Simplemente no puede ser cierto, ni para los brujos, ni para los hombres comunes y corrientes, o para nadie.”

“¿Por qué no? Preguntó calmadamente don Juan… ¿Por qué no? ¿Porque le enfurece?”

“Sí, me enfurece”, repliqué. “Esas afirmaciones son monstruosas!”

“Bueno”, dijo, “usted no ha escuchado todavía todas las demandas. Espera un poco más y vea cómo se siente.”

Yo voy a estar sujeto a un bombardeo, es decir, voy a someter su mente a tremendos ataques, y no odrá levantarse e irse, porque le tienen prisionero, sino porque algo en usted le impedirá salir, mientras que otra parte de usted se va a volver verdaderamente loco. ¡Así es que prepárese!”

Había algo en mí que me sentí como que era “masoquista”.

Estaba en lo cierto. No hubiera dejado la casa por nada del mundo, y sin embargo no me gustaban nada las sandeces que estaba soltando.

Don Juan dijo,

“Quiero apelar a tu mente analítica Piense por un momento, y dígame cómo explicaría la contradicción entre la inteligencia del hombre, el ingeniero y la estupidez de sus sistemas de creencias;. O la estupidez de su comportamiento contradictorio.

Los hechiceros creen que los predadores nos han dado nuestros sistemas de creencias, nuestras ideas del bien y del mal, nuestras costumbres sociales. Los depredadores son los que establecieron nuestras esperanzas y expectativas, y los sueños de éxito o fracaso. Nos han dado la codicia, la avaricia y la cobardía. Es el predador el que nos hace complacientes, rutinarios y ególatras.”

“Pero, ¿cómo pueden hacer esto, don Juan?” Le pregunté, de alguna manera aún más enojado por lo que estaba diciendo. “¿Es que ellos susurran en nuestros oídos mientras dormimos?”

No, no lo hacen de esa manera. ‘Eso es una idiotez!” Don Juan dijo, sonriendo. “Son infinitamente más eficientes y organizados que eso.”

Con el fin de mantenernos obedientes, dóciles y débiles, los depredadores se comprometieron en una estupenda-estupenda maniobra, por supuesto, desde el punto de vista de un estratega de lucha, una horrenda maniobra desde el punto de vista de quienes la padecen. ¡Ellos nos dieron su mente! ¿Me oye?

Los predadores nos dieron su mente que se convierte en nuestra mente. La mente del predador es barroca, contradictoria, malhumorada y llena de temor a ser descubierta en cualquier momento.

“Yo sé que a pesar de que usted nunca ha sufrido hambre”, continuó, “usted tiene ansiedad de alimentos que no es otra cosa que la ansiedad del depredador que teme que en cualquier momento su maniobra va a ser descubierta, y su comida va a ser negada.

A través de la mente, que después de todo es su mente, los depredadores inyectan en las vidas de los seres humanos lo que es conveniente para ellos. Los depredadores garantizan de esta manera un grado de seguridad para actuar como un amortiguador contra el miedo.”

“No es que no pueda aceptar todo esto a su valor nominal, don Juan”, le dije. “Podría, pero hay algo tan odioso al respecto que realmente me repele. Me obliga a tomar una posición contradictoria. Si bien es cierto que nos comen, ¿cómo lo hacen? ”

Don Juan tenía una amplia sonrisa en su rostro.

Estaba tan contento como un ponche. Explicó que los brujos ven a los infantiles seres humanos como extrañas bolas luminosas de energía, cubiertos de arriba a abajo con una capa de algo que brilla como una cubierta de plástico que se ajusta con firmeza sobre su capullo de energía.

Dijo que esa capa brillante de conciencia era lo que los depredadores consumían, y que cuando un ser humano alcanza la edad adulta, todo lo que quedaba de esa capa brillante de conciencia era una estrecha franja que iba desde el suelo hasta la parte superior de los dedos del pie. Esta franja permitía a la humanidad continuar viviendo, pero sólo apenas.

Como si estuviera en un sueño, oí a don Juan explicar que, según su conocimiento, el hombre era la única especie que tenía la capa brillante de conciencia fuera del capullo luminoso.

Por lo tanto, se convirtió en presa fácil para la conciencia de un diferente orden. Tal como la pesada conciencia del depredador.

Él entonces hizo la declaración más dañina que había hecho hasta ahora. Dijo que esta estrecha franja de conciencia era el epicentro de la auto-reflexión, donde el hombre estaba irremediablemente atrapado.

Al jugar en nuestra auto-reflexión, que es el único punto de conciencia que nos queda, los depredadores crean llamaradas de conciencia que proceden a consumir en una despiadada forma depredadora.

Ellos nos dan problemas estúpidos que obligan a brotar esas llamaradas de conciencia en aumento, y de esta manera nos mantienen vivos, con el fin de ser alimentados con la llamarada energética de nuestras seudo-preocupaciones. Debe haber habido algo en lo que don Juan decía que era tan devastador para mí que en ese momento en realidad me enfermé del estómago.

Después de un momento de silencio, el tiempo suficiente para recuperarme, le pregunté a don Juan,

“¿Pero por qué es que los chamanes del antiguo México y todos los brujos de hoy, a pesar de que ven a los depredadores, no hacen nada al respecto?”

No hay nada que usted y yo podamos hacer al respecto”, dijo don Juan sobre una tumba, con voz triste. “Todo lo que podemos hacer es disciplinarnos hasta el punto en que no nos toque a nosotros.

“¿Cómo puede uno pedirle a sus semejantes pasar por esos rigores de disciplina? Se reirán y se burlarán de usted, y los más agresivos le ganarán la moral… y no tanto porque no lo crean. En las profundidades de cada ser humano, existe un conocimiento ancestral, visceral acerca de la existencia de los depredadores”.

Mi mente analítica iba y venía como un yo-yo.

Se me fue y volvió, y me dejó y regresó de nuevo. Lo que don Juan estaba proponiendo era absurdo, increíble. Al mismo tiempo, era la cosa más razonable, simple. Explicó todo tipo de contradicción humana en la que pude pensar.

Pero, ¿cómo podría uno haber tomado todo esto en serio?

Don Juan me empujaba en el camino de una avalancha que me llevaría para siempre. Sentí otra oleada de una sensación de amenaza. La oleada no provenía de mí, sin embargo, estaba adherida a mí. Don Juan me estaba haciendo algo, misteriosamente positivo y terriblemente negativo al mismo tiempo. Lo sentí como un intento de cortar una película delgada que parecía estar pegada a mí.

Sus ojos estaban fijos en los míos, en una mirada sin pestañeo.

Movió los ojos, y comenzó a hablar sin mirarme.

“Cada vez que te plaga una duda a un punto peligroso”, dijo, “haz algo pragmático al respecto. Apaga la luz. Penetra la oscuridad,.. Averigüe lo que usted puede ver.”

Se levantó para apagar las luces.

Lo detuve.

“No, no, don Juan,” me dijo, “no apague las luces. Estoy bien.”

Lo que sentí entonces fue algo muy inusual para mí, miedo a la oscuridad. El mero pensamiento me hizo jadear.

Definitivamente sabía algo visceralmente, pero no me atrevería a tocarlo, o traerlo a la superficie, no en un millón de años!

“Tú viste las sombras fugaces contra los árboles”, dijo don Juan, sentado de espaldas contra la silla.

“Eso es bastante bueno. Me gustaría que los vieras dentro de esta habitación. No estás viendo nada. No estás más que simplemente capturando imágenes fugaces. Usted tiene la energía suficiente para eso.”

Yo temía que don Juan se levantara de todos modos y apagara las luces, lo cual hizo. Dos segundos más tarde, estaba gritando. No sólo eché un vistazo a las fugaces imágenes, las oí zumbar por mis oídos.

Don Juan se dobló de risa cuando encendió las luces.

“¡Qué hombre más temperamental!” dijo. “Un incrédulo total, por un lado;. Y un pragmático total en el otro. Usted debe arreglar esta lucha interna, de lo contrario va a hincharse como un sapo grande y estallará.”

Don Juan siguió empujando su púa más y más en mí.

Los chamanes del antiguo México “, dijo, “vieron al depredador. Lo llamaron el volador, ya que salta por los aires. No es un espectáculo agradable. Es una gran sombra, impenetrablemente oscura, una sombra negra que salta a través del aire. Luego, aterriza en el suelo.”

Los chamanes del antiguo México estaban bastante incómodos con la idea de cuando hicieron su aparición en la Tierra. Razonaron que el hombre debe haber sido un ser completo en un momento dado, con estupendas ideas y hazañas conscientes que son leyendas mitológicas en la actualidad.

Y entonces todo pareció desaparecer, y ahora tenemos a un hombre sedado”.

Quise enojarme y llamarle un paranoico, pero de alguna manera, la justicia que por lo general estaba sólo por debajo de la superficie de mi ser no estaba allí.

Algo en mí estaba más allá del punto de preguntarme a mí mismo mi pregunta favorita: ¿Qué pasaría si todo lo que él dice es verdad?

En el momento en que estaba hablándome esa noche, en el fondo de mi corazón, sentí que todo lo que estaba diciendo era verdad, pero al mismo tiempo y con igual fuerza, sentí que todo lo que él decía era absurdo en sí.

¿Qué está diciendo, don Juan?” Le pregunté débilmente. Mi garganta estaba constreñida. Yo casi no podía respirar.

Lo que estoy diciendo es que lo que tenemos contra nosotros no es un simple depredador. Es muy inteligente y organizado. Sigue un sistema metódico para volvernos inútiles. El hombre, el ser mágico que está destinado a ser, ya no es mágico. Es una pieza de carne promedio.

No hay más sueños para el hombre, sino los sueños de un animal que está siendo criado para convertirse en un pedazo de carne: trillado, convencional, imbécil “.

Las palabras de don Juan fueron provocando una extraña reacción corporal en mí, comparable a la sensación de náusea.

Era como si yo fuera a enfermar del estómago de nuevo. Sin embargo, las náuseas venían desde el fondo de mí ser, desde la médula de mis huesos. Yo convulsioné involuntariamente. Don Juan me sacudió por los hombros con fuerza. Sentí mi cuello bamboleándose hacia atrás y hacia adelante bajo el impacto de su control. La maniobra me calmó de inmediato.

Me sentí más en control.

“Este depredador”, dijo don Juan “que, por supuesto, es un ser inorgánico, no es del todo invisible para nosotros como otros seres inorgánicos. Creo que cuando somos niños lo vemos, pero decidimos que es tan horrible que no queremos pensar en él. Los niños, por supuesto, podrían insistir en enfocarlo en la vista, pero todo el mundo que les rodea les disuade de hacerlo.

La única alternativa que le queda a la humanidad es la disciplina. La disciplina es el único medio.

Pero por disciplina no me refiero a arduas rutinas. No me refiero a despertar cada mañana a las cinco y media y tirar agua fría sobre uno mismo hasta ponerse azul. Los hechiceros entienden por disciplina la capacidad de enfrentar con serenidad aquello que no está incluido en nuestras expectativas.

Para los brujos, la disciplina es un arte, el arte de hacer frente a lo infinito sin vacilar, no porque sean fuertes y duros, sino porque están llenos de asombro.”

De qué manera la disciplina de los brujos es un obstáculo para los voladores?” le pregunté.

Don Juan examinó mi cara como si fuera a descubrir alguna señal de mi incredulidad.

Él dijo:

“Los brujos dicen que la disciplina hace la capa brillante de la conciencia desagradable para el volador.

El resultado es que los depredadores se confunden. Una capa brillante de conciencia no comestible no es parte de su cognición, supongo. Después de estar desconcertados, no tienen más remedio que abstenerse de continuar con su nefasta tarea. Si los depredadores no comen nuestra capa brillante de conciencia durante un tiempo, ésta seguirá creciendo.

Simplificando este asunto hasta el extremo, puedo decir que los brujos, por medio de su disciplina, empujan lejos a los depredadores el tiempo suficiente para permitir que su capa brillante de conciencia crezca más allá del nivel de los dedos del pie. Una vez que se va más arriba del nivel de los dedos del pie, vuelve a crecer a su tamaño natural.

Los chamanes del Antiguo México solían decir que la capa brillante de conciencia es como un árbol. Si no es podada, crece a su tamaño y volumen natural. Mientras el conocimiento llega a niveles superiores a los dedos de los pies, tremendas maniobras de percepción se vuelven una cuestión de tiempo.

El gran truco de los brujos de la antigüedad era cargar la mente de los voladores con disciplina. Los brujos descubrieron que si se gravaban la mente de los voladores con silencio interior, la instalación extranjera huiría, y le daría a cualquier practicante involucrado en esta maniobra la total certeza del origen extranjero de la mente.

El [control mental ajeno de estas criaturas] vuelve, se lo aseguro, pero no tan fuerte, y comienza un proceso en el que la huida de la mente del volador se vuelve rutina hasta que un día huye de forma permanente.

Ese es el día en que usted deberá confiar en sus propios dispositivos que son casi cero. ¡Un día triste, en verdad! No hay nadie que le diga qué hacer. No hay mente de origen extranjero que le dicte las imbecilidades a las que usted está acostumbrado.

Mi maestro, el nagual Julián, solía advertir a todos sus discípulos que éste era el día más duro en la vida de un brujo para la verdadera mente verdadera que nos pertenece. La suma total de nuestra experiencia después de una vida de dominación se ha vuelto tímida, insegura y cambiante.

Personalmente, yo diría que la verdadera batalla de los magos comienza en ese momento. El resto no es más que meramente una preparación.”

Me agité genuinamente.

Yo quería saber más, y sin embargo, una extraña sensación en mí clamaba para que me detuviera.

Aludía a los oscuros resultados oscuro y al castigo, algo así como la ira de Dios descendiendo sobre mí por tratar de forzar con algo velado por el mismo Dios.

Hice un esfuerzo supremo para permitir que mi curiosidad ganara.

Me oí decir,

“¿Qué-qué-qué quiere decir, por gravar la mente del volador?”

“La disciplina grava la mente los extranjeros sin fin”, respondió. “Así que, a través de su disciplina, los hechiceros vencen la instalación extranjera.”

Me sentí abrumado por sus afirmaciones.

Yo creía que don Juan, o estaba certificadamente loco o me estaba diciendo algo tan impresionante que todo se congeló en mí. Me di cuenta, sin embargo la rapidez con la que se recuperó mi energía para negar todo lo que él había dicho.

Después de un instante de pánico, empecé a reír, como si don Juan me hubiese contado algo divertido.

Incluso me escuché a mí mismo diciendo:

“Don Juan, don Juan, ¡es usted incorregible!”

Don Juan pareció entender todo lo que estaba experimentando. Él negó con la cabeza de lado a lado, y levantó los ojos al cielo en un gesto de fingida desesperación.

Él dijo:

“Soy tan incorregible, que le voy a dar a la mente del volador que lleva dentro de usted una sacudida más. Voy a revelarle a usted uno de los secretos más extraordinarios de la brujería. Le voy a describir a usted un hallazgo que le tomó miles de años a los hechiceros verificar y consolidar.”

Me miró, sonrió maliciosamente y dijo:

“La mente de “los voladores” huye para siempre cuando un brujo logra aferrarse a la fuerza vibratoria que nos mantiene unidos como un conglomerado de campos de energía. Si un brujo sostiene esa presión lo suficiente, la mente de los voladores huye derrotada.

Y eso es exactamente lo que vamos a hacer, aferrarnos a la energía que los une”.

Tuve la reacción más inexplicable que podría haber imaginado. Algo en mí realmente se sacudió, como si hubiera recibido una descarga. Entré en un estado de miedo injustificado, que de inmediato asocié con mi formación religiosa.

Don Juan me miró de pies a cabeza.

“Está usted temiendo la ira de Dios, ¿no?” dijo. “Tenga la seguridad, que ese no es su miedo. Es el miedo del volador, porque sabe que va a hacer exactamente lo que le estoy diciendo.”

Sus palabras no me tranquilizaron en absoluto. Me sentí peor.

En realidad estaba convulsionando involuntariamente, y no tenía medios para detenerlo.

“No se preocupe”, dijo don Juan tranquilamente. “Sé, de hecho que los ataques desaparecen muy rápidamente. La mente del volante no tiene ninguna concentración en absoluto”.

Después de un momento, todo se detuvo, como don Juan había predicho.

Volver a decir que yo estaba desconcertado es un eufemismo. Esta fue la primera vez en toda mi vida, con don Juan o en solitario, que no sabía si iba o venía. Yo quería salir de la silla y caminar, pero tenía un miedo mortal. Estaba lleno de aserciones racionales, y al mismo tiempo lleno de un miedo infantil.

Comencé a respirar profundamente, cuando un sudor frío me cubrió todo el cuerpo. De alguna manera, yo había desatado en mí una visión espantosa: fugaces sombras negras saltando a mí alrededor dondequiera que mirara.

Cerré los ojos y apoyé la cabeza sobre el brazo del mullido sillón.

No sé qué camino tomar, don Juan”, le dije.

Esta noche, usted realmente ha conseguido perderme”, dijo don Juan: “Usted está siendo desgarrado por una lucha interna. Muy en el fondo de usted, sabe que es incapaz de rechazar el acuerdo de que una parte indispensable suya, su brillante capa de conciencia, va a servir como una incomprensible fuente de alimento para entidades naturalmente entidades incomprensibles.

Y otra parte de usted se opondrá a esta situación con todas sus fuerzas. La revolución de los brujos es que se niegan a respetar los acuerdos en los que no participaron. Nadie me preguntó si consentía en ser comido por los seres de un tipo diferente de conciencia.

Mis padres me trajeron a este mundo sólo para ser comida, como ellos mismos, y ese es el final de la historia. ”

Don Juan se levantó de su silla y estiró los brazos y las piernas.

“Hemos estado aquí durante horas. Es hora de entrar en la casa. Me voy a comer. ¿Quiere comer conmigo?”

Lo rechacé.

Mi estómago estaba alborotado.

“Creo que es mejor que se vaya a dormir”, dijo. “El bombardeo lo ha devastado.”

No necesité más persuasión. Me desplomé en la cama y me dormí como un tronco.

[Cuando llegué] a casa, con el paso del tiempo, la idea de los voladores se convirtió en una de las principales fijaciones de mi vida. Llegué al punto en que sentí que don Juan tenía toda la razón acerca de ellos. Sin importar cuánto lo intentara, no podía descartar su lógica.

Cuanto más pensaba en ello, y cuanto más me hablaba y me observaba a mí y a mis hermanos, los hombres, más intensa era la convicción de que algo nos estaba volviendo incapaces de cualquier actividad o interacción alguna o cualquier pensamiento que no tuviera el yo como su punto focal.

Lo que me preocupa, así como preocupa a todos los que conocía o hablaba, era el yo. Como no podía encontrar ninguna explicación para la homogeneidad universal, yo creía que la línea de pensamiento de don Juan era la forma más adecuada de aclarar el fenómeno.

Fui tan profundamente como pude en lecturas de mitos y leyendas. Al leer, experimenté algo que nunca antes había sentido: Cada uno de los libros que leí era una interpretación de mitos y leyendas. En cada uno de esos libros era palpable una mente homogénea.

Los estilos difieren, pero la unidad detrás de las palabras era homogéneamente las mismas: A pesar de que el tema era algo tan abstracto como los mitos y las leyendas, los autores siempre se las arreglaban para insertar declaraciones sobre sí mismos.

El impulso homogéneo detrás de cada uno de esos libros no era el tema afirmado del libro. En cambio, era auto-servicio. Nunca había sentido esto antes. Yo atribuía mi reacción a la influencia de don Juan. La pregunta inevitable que me planteaba a mí mismo era: ¿Es que él me ha influido a ver esto, o hay realmente una mente extranjera dictando todo lo que vamos a hacer?

Nuevamente caí forzosamente, en la negación, y fui de la negación a la aceptación y nuevamente a la negación. Algo dentro de mí sabía que lo que fuera don Juan estaba impulsando era un hecho energético, pero algo igualmente importante en mí sabía que todo eso eran tonterías.

El resultado final de mi lucha interna era un mal presentimiento, la sensación de algún peligro inminente viniendo a mí. Hice extensivas indagaciones antropológicas en el tema de los voladores en otras culturas, pero no pude encontrar ninguna referencia a ellos en ningún lugar. Don Juan parecía ser la única fuente de información acerca de este asunto.

La siguiente vez que lo vi, inmediatamente saltó a hablar de los voladores.

Le dije:

“He hecho mi mejor esfuerzo para ser racional sobre este tema, pero no puedo. Hay momentos en que estoy totalmente de acuerdo con usted acerca de los depredadores”.

“Enfoque su atención en las sombras fugaces que realmente ve”, dijo don Juan con una sonrisa.

Le dije a don Juan que esas sombras fugaces iban a ser el final de mi vida racional.

Yo las veía por todas partes. Desde que salí de su casa, fui incapaz de dormir en la oscuridad.

Dormir con las luces encendidas no me molestaba en absoluto. El momento en que apagaba las luces, sin embargo, todo a mi alrededor empezaba a saltar. Nunca vi las figuras o formas completas.

Todo lo que vi fueron fugaces sombras negras.

“La mente del volador no lo ha dejado”, dijo don Juan. “Ha sido gravemente herida. Está intentando todo lo posible para arreglar su relación con usted. Sin embargo, algo en usted ha sido separado para siempre. El volador sabe esto. El verdadero peligro es que la mente del volador podría ganar haciendo que usted se canse y lo obligue desistir, jugando con la contradicción entre lo que ella dice y lo que yo digo.

Usted ve, la mente del volador no tiene competidores. Cuando se propone algo, está de acuerdo con su propia propuesta, y le hace creer que ha hecho algo de valor. La mente de los voladores le dirá que lo que Juan Matus le está diciendo es pura tontería, y luego la misma mente estará de acuerdo con su propia propuesta, ‘Sí, por supuesto, no tiene sentido’, va usted a decir. Esa es la forma en que nos vencen.

Los voladores son una parte esencial del universo, y ellos deben ser tomados como lo que realmente son increíbles, monstruosos Ellos son el medio por el cual el universo nos pone a prueba Somos sondas energéticas creadas por el universo”, continuó, como si estuviera ajeno a mi presencia, “y es porque somos poseedores de energía que tiene conciencia de que somos el medio por el cual el universo se vuelve consciente de sí mismo.”

Los voladores son los implacables desafiantes. No pueden ser tomados como ninguna otra cosa. Si tenemos éxito haciendo esto, el universo nos permite continuar. ”

Extracto de “El Malibu Místico “Una Novela Histórica por Robert M. Stanley

En 1985, como de costumbre, el verano terminó oficialmente el 21 de septiembre, el equinoccio de otoño, que era un día perfecto de postal en Malibu.

Bert seguía trabajando a pesar de que estaba muy tranquilo en la playa. Todos los niños tenían que estar de vuelta en la escuela, y el trabajo de temporada de Bert estaba llegando casi a su fin. De alguna manera, en las últimas semanas de trabajo se sentía más como en unas vacaciones pagadas.

Mientras se encontraba estacionado en la vía pública, Bert podría ver la playa privada entera. Él tenía una vieja y degradada mesa roja circular, y una silla plegable. Su tabla de surf estaba apoyada contra una pared de ladrillos que definía la vía pública, y su ATV se encontraba estacionado cerca.

Como de costumbre, uno de los perros del lugar, un húmedo y color arena golden retriever, estaba echado con impaciencia esperando que alguien lanzara una pelota de tenis en el agua.

Mandy, la novia de Bert, y su amiga Eva, habían faltado a la escuela y habían llegado a la playa por una visita.

Debido a que no estaba ocupado, Bert invitó a las niñas a ir a nadar. Mientras salpicaban, gritaban, y se reían en el surf, Bert montó unas cuantas olas. Posteriormente, Bert tomó su tabla de surf a un área de almacenamiento en una casa de playa cercana. Rápidamente guardó la tabla, se acercó al otro lado de la casa y tomó una ducha caliente, al aire libre, que era un verdadero lujo.

Mientras caminaba desde la parte de atrás la casa a la playa, observó a un joven, que aparentaba unos ocho o nueve años de edad, cavando en la arena.

“¿Te estás divirtiendo?” preguntó Bert.

Sí”, respondió el muchacho sin sonreír o mirar hacia arriba.

Para Bert, parecía extraño que el muchacho no estuviera contento de estar fuera de la escuela y jugando en la playa en un día tan hermoso.

Curioso, Bert entonces notó una cicatriz grande y profunda en la frente del niño y se preguntó cómo la había conseguido, pero decidió no preguntar. Tal vez el chico estaba en casa porque se sentía enfermo. Bert consideró que un golpe en la cabeza lo suficiente fuerte como para crear ese tipo de cicatriz también podía causar severos dolores de cabeza.

Dándose cuenta de que no había nada que pudiera hacer por el niño, Bert se encogió de hombros y se fue corriendo de vuelta a su silla de playa, frotándose rápidamente un poco de loción bronceadora, y se acomodaron. Después de unos minutos, la intensa luz del sol había calentado su cuerpo a un color cobre hasta los huesos, y empezó a sentirse muy relajado y contento de estar vivo.

Fue un momento raro que hubiera deseado que durase para siempre.

Repentinamente, el impactante sonido de un pedazo muy grande de la placa de vidrio rompió ondulante a través del calmo aire de la mañana, haciendo que Bert a su vez reflexivamente volteara su cabeza hacia el evento, mientras saltaba de su silla. Estaba sorprendido de que, por alguna razón, el tiempo parecía ir más despacio y su visión se dirigió en telescopio hacia el sonido.

El desgarrador sonido había llegado a la casa donde minutos antes había tomado una ducha. En un momento surrealista, Bert vio a un niño detrás del vidrio. Su cabeza rebotó violentamente hacia atrás después de chocar contra y la puerta grande, destrozando el vidrio de la corredera de cristal situado en el segundo piso de la casa de la playa.

Fue entonces cuando Bert se dio cuenta de que era el chico que había conocido hace unos minutos.

Bert vio con horror como el niño instintivamente agarró con sus dos manos la cara ensangrentada.

En el instante siguiente, un hombre alto, adulto apareció de entre las sombras detrás del muchacho y lo barrió en sus brazos. Entonces, el tiempo pareció repentinamente acelerarse mientras grandes cantidades de adrenalina se apoderaban del cuerpo de Bert.

Corrió a la casa de playa con una velocidad sobrehumana y rápidamente abrió la puerta sin llamar.

Aunque los dueños de la casa le conocían bien, Bert se dio cuenta de las personas que utilizaban la casa ese día eran sólo huéspedes.

Al correr por las escaleras, Bert no escuchó al niño gritar o llorar, lo que le preocupaba aún más.

“¡Seguridad!”, gritó mientras corría hacia la parte superior de las escaleras.

Luego se dirigió rápidamente a la sala donde la abuela del niño se encontraba en estado de shock.

El color había desaparecido de su cara y ella estaba mirando al vacío como una estatua.

¿Alguien ha llamado al 911?” preguntó Bert mientras trataba de recobrar el aliento.

“Mi marido llevó a Tommy a la habitación para detener el sangrado.”

“¿Llamó usted a los paramédicos?” le preguntó Bert en tono muy serio, todavía tratando de recuperar el aliento.

Como la abuela negó silenciosamente con la cabeza, Bert dio la vuelta para escanear rápidamente el cuarto, encontró un teléfono, y pidió ayuda.

Después de colgar, contempló la escena.

“Los paramédicos están en camino y debería estar aquí muy pronto. ¿Tiene algo con lo que pueda limpiar este vaso?”

“Supongo que sí”, respondió ella aún en estado de shock.

Bert registró la casa y pronto se encontró lo que necesitaba.

Pero a medida que limpiaba cuidadosamente la sangre, los afilados fragmentos de vidrio roto, algo invisible le tocó como una brisa fría, y el pelo en la parte posterior de su cuello se levantó.

Fuera lo que fuese, tomó la atención en un ciento diez por ciento de Bert. En ese momento, hubo un ilógico sentimiento horrible de que algún tipo de parásito paranormal estaba en la casa, y en realidad estaba alimentándose de la energía negativa generada por el dolor físico y las emociones de miedo del traumático evento.

Bert no quería molestar más a la abuela, pero su instinto de supervivencia y curiosidad ya había tomado totalmente impulso.

“¿Cómo sucedió esto?” -Le preguntó mientras trataba de aparentar tranquilidad.

“Me alegro de la puerta corredera estaba cerrada… o esto podría haber sido mucho peor.”

“¿Perdón?”

Yo realmente no lo puedo explicar. Estaba sentado en el suelo delante de mí. Lo siguiente que supe… es que estaba corriendo a toda velocidad por la habitación hacia el balcón. Si la puerta corredera hubiera estado abierta… él habría saltado sobre la barandilla y se habría caído a su muerte. ”

Mire, sé que no es muy de mi incumbencia, pero antes he visto a su nieto jugando en frente de la casa y me di cuenta de que tenía una gran cicatriz en la frente.”

Mirando perpleja dijo,

“Sí, tiene razón, eso hacía.”

¿Puedo preguntarle cómo se hizo eso?

Fue hace aproximadamente un año. Estaba la parte trasera de la camioneta de su padre jugando con un gato. El gato saltó de la lama del camión y Tommy saltó detrás de él de cabeza y se golpeó la cara en el enganche del remolque. Yo probablemente no debería decirte esto, pero por alguna extraña razón, Tommy cree que puede volar. ”

Repentinamente sonaron campanas de alarma en la cabeza de Bert mientras visualizaba al muchacho saltando de la camioneta.

Estaba claro que algo estaba muy mal con esta situación, pero instintivamente supo que no era el momento ni el lugar para abordar el problema: que necesitaba más información… y un plan

Más tarde, después de que los paramédicos habían estabilizado al niño y se marcharon con sus sirenas a todo volumen, Bert regresó lentamente a su cargo con un dolor en la boca del estómago que sentía como si su fuerza vital estuviera siendo drenada, como si su alma estuviera siendo comida.

No se parecía a nada que hubiera experimentado antes.

Él estaba profundamente preocupado de una manera que nunca había conocido, y estaba tratando de mantener la calma en medio del caos mental que estaba experimentando. Era una técnica de supervivencia que había aprendido durante su formación como ayudante a Socorrista.

Sabía que si uno era pillado en un remolino de olas no debía entrar en pánico, ya que sólo empeoraría las cosas.

Usted tiene que guardar su energía hasta llegar a aguas más tranquilas y luego nadar hacia la orilla.

Pero, por mucho que lo intentaba, Bert no podía evitar la sensación que había algo sobrenatural en esa casa, que le había tocado y que estaba enojado con él.

http://www.bibliotecapleyades.net/

Anuncios

~ por Moiks en febrero 8, 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Conspiraciones Ocultas

No todo lo que escuchas, es la verdad...

Mundo Misterioso

¡Comunidad de aficionados al misterio! Encuentra artículos sobre extraterrestres, conspiraciones y paranormal, entre otros temas.

Oldcivilizations's Blog

Antiguas civilizaciones y enigmas

Para los que necesitan evolucionar

Reflexiones de crecimiento.. para una inmensa minoria.

indigoadulto

Meastra Reiki. No de Maestros.

CANAL DE MISTERIO

Programa de radio dedicado a la divulgación del misterio.

Blakalade

Rekortes Producciones

poimnb

A topnotch WordPress.com site

luispirela68

A great WordPress.com site

DESPIERTA CORDOBA / DESPIERTA YA TELEVISION

Noticias, Investigación e Información sobre Civilizaciones Antiguas, Ufologia, Mitos, Leyendas, Profecias, Conspiraciones, Fantasmas, Arqueoastronomía, Criptozoologia, Viajes en el Tiempo, Dimensiones Paralelas, Exociencia, Esoterismo, Permacultura, Ecologia, Terapias Alternativas, Nueva Era y Mucho Mas...

conspiracionesocultasblog

¡Cuando se investiga conspiraciones ocultas a veces uno se encuentra en encrucijadas de proporciones míticas (por ejemplo la Capilla Peligrosa) y se sale de ellas o paranoico o agnostico. No hay tercera vía. Yo me convertí en agnostico.

EL ROBOT PESCADOR

pescando noticias de aquí y de allá...

Ahora es el Tiempo

Noticias • Educativas • Documentales

benjaminfulfordcastellano

Información alternativa. Nadie va a venir a rescatarnos. Sólo nosotros podemos ponernos en pie, autogobernarnos y decidir como queremos vivir. .......................................................................................... "Toda Verdad pasa por 3 fases: primero, es ridiculizada. Segundo, se le oponen violentamente. Y tercero, es aceptada como auto-evidente." Arthur Schopenhauer ............................................................................................................. "El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el coste de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales". Bertolt Brecht. ......................................................................................... Los nuevos informes de Ben Fulford se publicarán cada jueves, para respetar a los suscriptores del blog original, que constituyen el principal medio de vida del autor. El cartel al principio de cada informe lo pone la traductora, generalmente buscando algún tipo de documento que refuerce lo dicho en el informe.

LA HORA DE DESPERTAR

La Verdad os hará libres

tu angel humano informativo

La prensa que va mas alla de lo imaginable.

Exociencias.com

Exopolítica y ciencias censuradas

killuminatika

-Solo el cambio marca la diferencia-

A %d blogueros les gusta esto: