La Llegada delos Gigantes

gigantes13

por Andrew Collins Junio 2014 del Sitio Web AndrewCollins traducción de Adela KaufmannVersión original en ingles

Publicado originalmente en Path of Souls

por el Dr. Greg Little,
Libros Archetype, Memphis, TN

Junio 2014

gigantes12_00_small

Fuente

 En el libro de Greg Little, la ‘Ruta de las Almas, ‘ Andrew Collins propuso que los esqueletos gigantes estadounidenses que se encuentran en montones de nativos americanos eran muy probables híbridos humanos Denisovanos.

Ahora la teoría gana apoyo.

En el innovador libro la ‘Ruta de las Almas’ por el Dr. Greg Little, publicado en junio de 2014, Andrew Collins contribuyó con una sección proponiendo que los esqueletos gigantes que según reportes han sido encontrados en los Estados Unidos durante los últimos 200 años, se encuentran los restos de híbridos humanos de altura extrema.

Él propone que son una mezcla de dos tipos de homínidos antiguos – más probablemente el Homo sapiens y los Denisovanos, un nuevo tipo de homínido identificado por primera vez a partir de pruebas de ADN derivadas de restos de fósiles humanos de más de 40,000 años de antigüedad hallados en la cueva Denisova en las montañas de Altai de Siberia septentrional.

Estos resultados también fueron objeto de una conferencia de larga duración presentada por Andrew en el 2014 Conferencia Orígenes en Londres en noviembre de 2014.

Aquí Andrew lleva el asunto al siguiente nivel, proponiendo que los híbridos humanos Denisovanos entraron por primera vez el continente americano hace tanto como 15,000 a 20,000 años, y sobrevivieron hasta el período Adena de la historia americana alrededor del año 1000 AC como grupos de élite que controlan la geografía cósmica respecto el viaje del alma en el más allá.

Los huesos de los gigantes han sido encontrados en cientos de túmulos de nativos americanos, y casi datan al período Adena, ca. 1000-300 AC.

Estas teorías flamantes revolucionan nuestros puntos de vista sobre la realidad de los esqueletos gigantes estadounidenses, lo que les permite ocupar su lugar en la ciencia hoy en día. Estas mismas ideas fueron presentadas recientemente en un programa de televisión estadounidense sobre el misterio de los esqueletos gigantes americanos visto en el History Channel.

Cuentan también en un nuevo artículo por el investigador noruego Terje Dahlpublicado en enero 2015, y en otros lugares en otros sitios web. El tema ahora va global, y en breve se convertirá en uno de los temas más debatidos en los antiguos misterios sujetos, con todo el mundo haciendo la pregunta:

¿Eran los gigantes americano híbridos humanos – Denisovanos?

Así que para aquellos interesados  en este fascinante tema aquí está la teoría original según lo propuesto por Andrew el año pasado en ‘Camino de las Almas’.

Como Greg Little hábilmente demuestra en este libro, los estudiosos y académicos que trabajan en nombre de las instituciones científicas como el Smithsonian en muchas ocasiones han registrado el descubrimiento en sitios de montículos de restos óseos en los que el individuo es de altura excepcional.

Ellos han sido encontrados en un gran número de estados, sin embargo, por la gran concentración de humanos de gran tamaño proviene de una sola región, siendo este el valle de Kanawha de Virginia Occidental.

¿Gigantes o gigantismo?
Esta última pieza de información hace que sea muy poco probable que estos individuos altos, quienes a menudo parecen haber pertenecido a las élites tribales, hayan sido simplemente el resultado de gigantismo, un trastorno genético causado por una actividad hormonal anormal en la infancia, algo que resulta en el crecimiento excesivo del marco esquelético.

Lo que estaba pasando en West Virginia indica claramente la presencia de una actividad genética bastante regular en una población donde estos atributos físicos eran, en su mayor parte, normales en primer lugar.

Sin embargo, la palabra “normal” utilizada aquí bien podría ser un nombre inapropiado, porque no hay registro en la genética humana para dar cuenta de razas de gigantes, que sólo puede perpetuarse a través de un gen en el ADN que significarían la recurrencia de exceso de crecimiento en los huesos en cada generación, no sólo al azar como es el caso del gigantismo.

En ninguna parte, ya sea en África o en el continente euroasiático hay evidencia arqueológica dura para sugerir que grupos enteros de seres humanos anatómicamente modernos llegaron a más de seis pies de altura. Hay evidencia ocasional de gigantismo, sí.

Sin embargo, como se indica aquí, este es un trastorno genético, no es una característica reconocida de la genética humana normal.

Tumba Blossom Mound 37

Luego tenemos el elitismo aparente que brinda a los gigantes de América del Norte.

¿Por qué debe haber sido esto, y cómo se produjo? La respuesta a todos estos misterios podría determinarse mediante el examen de la aparición en el registro arqueológico de esqueletos humanos anormales, como la encontrada en 1947 en el sitio de Blossom Mound en el norte del Valle de San Joaquín de California.

Perteneciendo a un cazador-recolector de la cultura local Windmiller, que vivió hace unos 3.750 a 3.950 años, los restos óseos, conocidos como Tumba 37, revelan varias características inusuales (Bartelink et al, 2014; Pastino, 2014).

Aunque sólo cinco pies, cinco pulgadas (170 centímetros) de altura, la apariencia física del hombre lo marcó como diferente de otros nativos americanos. Esto se muestra por la rica variedad de objetos funerarios enterrados con él, incluyendo cuarenta y ocho granos formados de conchas del caracol de mar Olivella, siete ornamentos tallados de cáscara del molusco abulón y una punta de proyectil de obsidiana.

Lo que es más, su cuerpo fue colocado extendido y boca arriba, con la cabeza hacia el norte, mientras que los otros 176 internos de la tumba del montículo yacían boca abajo, con la cabeza hacia el oeste. Algún tiempo después de tumba, el cráneo del montículo 37 fue retirado y colocado sobre su tobillo izquierdo, que es donde los excavadores lo encontraron cuando los restos fueron descubiertos en 1947.

Todo esto sugiere que el individuo, que se cree que tenía treinta o cuarenta años cuando murió, tenía un viaje diferente por delante de él al mundo de los espíritus.

Rasgos Neanderthal

Entonces llegamos a la condición médica de los restos, porque se cree que la Tumba 37 sufría de acromegalia (Bartelink et al, 2014), un trastorno Little común del sistema endocrino relacionado con el gigantismo.

Sin embargo, a diferencia de gigantismo, donde la glándula pituitaria comienza a excretar grandes cantidades de hormonas del crecimiento durante la infancia, la acromegalia es algo que no ocurre hasta la edad adulta, después que los huesos largos del cuerpo están completamente formados. Un tumor relacionado con la glándula pituitaria provoca la liberación de hormonas que estimulan lo que pueden, resultando en anormalidades en las manos, la cara y los pies.

Para este individuo que significaba que en su mandíbula superior crecía un canino al revés sobresaliendo a través del hueso de la cara inmediatamente debajo de la nariz.

Además, en comparación con otros catorce cráneos examinados desde la fosa común, el de la Tumba 37 era más alto y ancho. El cráneo también poseía un pesado arco superciliar, mientras que el cuerpo tenía los brazos y las piernas inusualmente gruesos, rasgos que son inusuales en los humanos modernos, pero son comunes en la anatomía Neandertal.

Además de esto, tenía una barbilla alargada, lo que resulta en una mandíbula “linterna”, junto con una nariz pronunciada que le da una apariencia de pico (Bartelink, Pastino, 2014). Además de esto, el bolso de los huesos en el cráneo que sostiene la glándula pituitaria, que se llama la silla turca, ya que se ve como una silla turca, estaba significativamente alargada.

Según el Dr. Eric Bartelink, un antropólogo físico de la Universidad Estatal de California que dirigió el equipo que examinó la Tumba 37, todos estos extraños rasgos fisiológicos pueden atribuirse a la acromegalia, que rara vez se ve en el registro arqueológico, y ciertamente no en tumbas de esta antigüedad.

Dicho esto, otros dos casos de acromegalia son conocidos de América del Norte: uno en una tumba de 600 años de un varón – se encuentra en Nuevo México, y otro en un viejo cráneo sin especificación de género, de 1,100-años- desenterrado en Illinois (Pastino, 2014).

En cuanto a cómo, con su “rostro distintivo,” el hombre detrás de la Tumba 37 podría haber sido percibido por el resto de la cultura Windmiller aún no está claro, aunque como comenta Bartelink:

“Yo esperaría que la persona habría sido tratada de manera diferente, pero es difícil de decir”.

(Pastino, 2014)

Dicho esto, no hay duda de que el individuo habría parecido llamativo en apariencia, y muy en contraste con otros nativos americanos de la época.

Extraños juegos de dientes

Uno de los puntos más significativos sobre el cráneo de la Tumba 37 es el mal-crecimiento del ojo-diente, o canino, que está al revés y que sobresale a través del hueso justo debajo de la nariz.

Aunque esta anormalidad puede ser explicada como los efectos de la acromegalia, la presencia de dientes supernumerarios en una persona se conoce más correctamente en la profesión dental como hiperdontismo.

Esto puede afectar cualquier parte del arco dental y resulta en el crecimiento de cualquier número de los llamados dientes supernumerarios.

Aquellos lectores familiarizados con historias relacionadas con el descubrimiento de esqueletos gigantes en los Estados Unidos estarán familiarizados con este trastorno, ya que hay varias cuentas de esqueletos humanos de gran tamaño donde se han encontrado cráneos que contienen una “doble hilera de dientes” en uno o ambos maxilares.

(NOTA: Por ejemplo, ver Bancroft, 1882, IV, 694-5, en relación con los esqueletos gigantes encontrados en cuevas en la isla de San Rosa, California,

“Armado con dientes dobles todo el camino alrededor de la mandíbula”, y Weston, 1906, 400, en relación con un esqueleto gigante que se encontró en Middleboro, Massachusetts, con “una doble hilera de dientes en cada mandíbula”.

Existen muchas historias que ofrecen grandes esqueletos con doble fila de dientes en periódicos viejos, pero su autenticidad no puede ser verificada).

Los dientes supernumerarios en los cráneos de los esqueletos gigantes es en realidad una de las piezas más atractivas de la evidencia de su existencia, ya que aparece con mucha frecuencia en las cuentas para que no tenga algún significado.

Lo que también nos dice es que podría haber una relación entre los trastornos del sistema endocrino y pituitario y esqueletos de tamaño anormal en el registro arqueológico.

Gigantes canadienses de los Grandes Lagos

Esta conclusión parece afirmada en el conocimiento de que miembros de la cultura de los Grandes Lagos-St. Lawrence, cazadores-recolectores que ocuparon los sitios en la región de los Grandes Lagos, en todo el sur de Ontario, el sur de Quebec y suroeste de Nuevo Brunswick entre 4000 y 1000 antes de Cristo, eran de altura excepcional.

Los hombres eran de alrededor de seis pies (180,7 centímetros), mientras que las mujeres alcanzaron alrededor de los pies cinco y medio (170 cm) (Wright, 1995, 257). Esto es notablemente más alto que otros pueblos indígenas existentes en Canadá en ese tiempo.

Lo que es más, la altura excepcional de estos cazadores-recolectores en realidad fue aumentando a medida que el tiempo pasaba.

Este aumento fue en un promedio de sólo dos o tres centímetros por milenio, sin embargo los arqueólogos y especialistas en huesos que han examinado la evidencia ósea de la cultura de los Grandes Lagos – St. Lawrence han señalado este hecho extraño.

Sin embargo, más importante, en relación con esta sociedad prehistórica de cazadores-recolectores es la relación que tuvo con el auge de la cultura de la construcción del montículo de Ohio (Wright, 1995, 257) es que sus individuos excepcional-mente altos sufrieron hiperodontia, la aparición de dientes supernumerarios (basado en un examen de los restos óseos encontrados en dos sitios en el valle de Ottawa, ver Wright, 1995, 257).

Esta conexión adicional entre el aumento de la altura en los nativos americanos y la hiperdontia no puede ser ignorado y ofrece aún más peso a la existencia en el pasado de grupos enteros de personas de altura excepcional, muchos de ellos, como se dijo en otra parte de este trabajo, de más de siete y medio pies de altura.

¿Quiénes fueron estos gigantes? ¿Eran simplemente fenómenos de la naturaleza, o una población en su propio derecho?

Retrocesos genéticos

Una explicación realista podría estar en otro continente por completo.

El paleo antropólogo turco Muzaffer Senyürek de la Universidad de Ankara hizo un cuidadoso estudio de los restos óseos de los antiguos habitantes de Anatolia y se encontró una alta incidencia de un trastorno dental conocido como taurodontismo (Senyürek, 1949).

Como la hiperodoncia, a la que está relacionada, el taurodontismo se considera una anomalía genética que da lugar a la ampliación de los dientes fuera de proporción con las raíces de la mandíbula.

La causa de taurodontismo no se entiende correctamente, y se explica, de diversas maneras, como mutación genética, un mal funcionamiento pituitario o incluso un retroceso evolutivo (ver la entrada de Wikipedia para taurodontismo, por ejemplo).

Sin embargo, sabemos algo más sobre el taurodontismo, siendo esto que a menudo se encuentra en los cráneos de los neandertales, nuestros primos extintos.

Salieron fuera de África a diferencia de los homínidos, que es una especie humana distinta o subespecie, hace unos 200,000 a 300,000 años, y se extendió rápidamente por toda Europa, llegando hasta el norte de la región del Ártico y por el este hasta las montañas de Altai de Siberia centro-sur.

Tras la aparición en estos mismos territorios de los humanos anatómicamente modernos hace unos 40,000 a 45,000 años, los dos tipos diferentes de homínidos – Homo neanderthalensis y Homo sapiens – compartieron el mundo, pero con el tiempo, alrededor de hace 30,000 años, los neandertales desaparecen del registro arqueológico, ya sea invadidos por nosotros los seres humanos y/o absorbidos en la reserva genética humana.

 gigantes12_01_small

Híbrido Denisovano humano

con base en todas las pruebas disponibles según lo previsto

por el artista Russell Hossain

 El Surgimiento de los homínidos de Denisova

Con una continua evidencia emergente en el sentido de que casi todos los miembros de la especie humana fuera de África tienen entre uno y cuatro por ciento de Neanderthal ADN (véase, por ejemplo, Yong, 2014), la absorción de la población neandertal en la nuestra propia es cada vez más probable.

Nos cruzamos con nuestros mas primitivos-primos. Eso es un hecho.

Por otra parte, el descubrimiento de un hueso de un dedo y dos molares humanos de una especie humana completamente desconocida en la Cueva Denisova de las montañas de Altai de Siberia centro-sur, y la extracción de su genoma nuclear por el genetista Svante Pääbo y su equipo de Leipzig del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, sugiere que los Denisovanos comparten rasgos genéticos con los neandertales (Jacobs, 2012).

Entre 300,000 y 40,000 años atrás los Densiovans habitaron una vasta zona del mundo antiguo que se extendía desde las montañas de Altai, en el oeste de China y el sudeste de Asia en el este.

En Asia Central, al menos, ellos se cruzaron con sus primos, los neandertales, y con los humanos modernos anatómicamente.

De hecho, la población humana del día actual como los melanesios, representados por los isleños del Pacífico de Papua Nueva Guinea, y los aborígenes australianos, todos muestran entre cuatro y seis por ciento de ADN Denisovano (Jacobs, 2012; Harmon, 2012).

Otras poblaciones humanas, como los birmanos, malayos, chinos Han, y los polinesios, también tienen ADN Denisovano, pero en cantidades mucho más pequeñas (Reich, 2010a y 2010b).

Casi ningún ADN Denisovano ha sido detectado en las poblaciones de Europa y el suroeste de Asia, lo que habrían sido territorios clave de las poblaciones neandertales antes de su desaparición hace unos 30,000 años (Reich, 2010b y Jacobs, 2012).

Entonces, ¿qué tiene todo esto que ver con los gigantes del continente americano?

La respuesta es que el entrecruzamiento entre estas tres sub-especies diferentes del género humano (homo), junto con la de un cuarto de homínidos, cuya existencia es conocida sólo de la presencia de su ADN en un hueso del dedo del pie de Neanderthal sospechoso descubierto en la Cueva Denisova, que también contenía Homo sapiens y el ADN Denisovan (Prüfer, 2013; Sanders, 2013) – pudiera bien haber provocado profundos cambios en el moderno ADN humano.

Esto bien podría haber incluido alteraciones y mutaciones genéticas, que se han traducido en cambios tanto a la fisonomía del cuerpo como en los procesos de pensamiento del cerebro, es decir, en la forma en que percibimos e interactuamos con el mundo que nos rodea.

Este es un estudio en aí mismo que puede tomar décadas diseminar para poder comprender plenamente sus implicaciones para la antropología hoy.

Además de esto, la hibridación entre las cuatro sub-especies diferentes del género homínido podría haber dado lugar a anomalías que aparecen ya sea como crecimiento trastornos, o como rasgos que se pueden ver como retrocesos evolutivos derivados de otras subespecies, o, de hecho, las formas existentes de híbridos.

Todos los trastornos médicos citados anteriormente – gigantismo, acromegalia, hiperdontismo y taurodontismo – podría ser conectado fácilmente con la hibridación, algo que se puede ver a partir de los restos de los Neandertales del Blossom Mound en la tumba 37 y el taurodontismo presente entre los primeros pueblos de Anatolia.

Como hemos visto, el taurodontismo era un rasgo común entre la población Neandertal.

Gigantes reales entre nosotros

Sin embargo los neandertales eran de ninguna manera gigantes.

De hecho, eran de menor tamaño que los humanos anatómicamente modernos más tempranos (como el hombre Cro-Magnon de Europa occidental o la población de Brünn de Europa central,ver Collins, 2014), que rara vez se elevó por encima de dos metros de altura.

Los denisovanos por otro lado podrían haber sido gigantes. El tamaño de los dos molares recuperados de la Cueva Denisova son grandes.

El segundo encontrado era más grande que el primero, con una superficie de masticación dos veces el tamaño de la de un molar humano típico. De hecho, cuando se descubrió por primera vez, el paleoantropólogo Bence Viola de Max Planck dice que la confunció con la de un oso de las cavernas.

Sólo cuando el ADN del diente fue comprobado, esto confirmó ser la de un homínido Denisovano.

“Esto muestra lo raros que son”, dijo. “Al menos, sus dientes son muy extraños”.

(Shreeve, 2013)

Otra prueba de que los denisovanos podrían haber sido de altura excepcional viene de otro análisis del genoma, esta vez de un fémur de 400,000 años de edad, de una cueva llamada la Sima de los Huesos en el norte de España.

Pertenece a una especie extinta de homínidos conocidos como Homo heidelbergensis, que ocuparon África y gran parte del continente eurasiático entre hace 800,000 y 200,000 años.

Los denisovanos, neandertales y nuestros propios antecedentes (Homo sapiens) todos, pensamos que tienen un ancestro común en el Homo heidelbergens, aunque cómo y cuando cada sub-especie se separó y siguió su propio camino sigue siendo motivo de conjeturas y feroz debate. Dicho esto, los antropólogos siempre han considerado que el antepasado más cercano al Homo heidelbergensis era el hombre de Neandertal.

Sin embargo, un examen del ADN mitocondrial del fémur del Homo heidelbergensis encontrado en España reveló que era mucho más cercano a la de los homínidos de Denisova, que prosperó a miles de kilómetros de distancia, en las montañas de Altai de Siberia (Callaway, 2013).

Esta fue una sorpresa total para los genetistas y los prehistoriadores por igual, sobre todo porque hasta ahora no se ha encontrado evidencia dura de ADN Denisovano entre actuales poblaciones europeas.

A pesar de este claro vínculo entre el Homo heidelbergensis y los antropólogos Denisovanos como Chris Stringer, jefe de Orígenes Humanos en el Museo de Historia Natural de Londres, todavía sostienen que los neandertales están más estrechamente relacionados con el Homo heidelbergensis de lo que la evidencia mitocondrial actual implica.

Sabiendo que los homínidos de Denisova están relacionados directamente al Homo heidelbergensis es significativo, pues aunque una reconstrucción de veintisiete huesos completos de extremidades humanas encontradas en las cuevas de la Sierra de Atapuerca en España ha llevado a la conclusión de que la altura del Homo heidelbergensis en Europa fue de alrededor de cinco pies, siete pulgadas (170 cm), que es sólo un poco más alto que sus primos los neandertales, hay pruebas convincentes de que algunas de sus poblaciones crecieron mucho más altos.

Lee R. Burger de la Universidad de Witwatersrand ha examinado numerosos huesos fósiles pertenecientes a las poblaciones de Homo heidelbergensis que habitaron Sudáfrica entre 500,000 y 300,000 años atrás y ha descubierto que estos “gigantes” eran rutinariamente de más de siete pies (2,13 metros) de altura (Burger, 2007).

Esto abre la puerta a los estrechamente relacionados homínidos de Denisova de haber sido de la misma altura, y viendo que sus dientes son casi el doble del tamaño de los nuestra, tiene una fuerte probabilidad de ser cierto.

Híbridos humanos

Es tiempo ahora de examinar más a fondo los esqueletos gigantes con mandíbulas conteniendo dobles hileras de dientes.

Aquellas cuentas que son auténticas muy probablemente, se refieren a los híbridos humanos u homínidos que llevan fuertes marcadores genéticos Denisovano-humano o Denisovano-Neanderthal-humano.

Incluso es posible que los gigantes de América del Norte contengan ADN perteneciente al cuarto tipo de homínido identificado a partir de las pruebas de ADN por sí solo, y que ahora cree que se cruzaron con las tres otras subespecies-denisovanos, neandertales y humanos arcaicos (Prüfer, 2013 ;. Sanders, 2013)

En cuanto a la identidad de este cuarto tipo de homínido, nadie lo sabrá hasta que sus marcadores de ADN muy específicos puedan ser comparados con los de otros homínidos conocidos, y que podría tomar un tiempo.

Las especies-x, como vamos a llamarlos, podría ser sobrevivientes de la población de un Homo heidelbergenis, o podría ser una aún más antigua subespecie de homínidos conocido como Homo erectus (Waddell, 2013; Timmer, 2013).

Aunque Homo erectus entró en escena tanto como hace 1,9 millones de años, y se quedó alrededor hasta hace unos 150,000 años, y se cree que pueden haber sobrevivido en pequeñas bolsas en Indonesia hasta hace unos 50,000 años y hace posiblemente incluso tan tarde como hace 27 mil años.

Es una conclusión basada en los restos anatómicos del Homo erectus recuperados de un importante sitio homínido en Ngandong en la isla Indonesia de Java (Grün y Thorne, 1997; Rose, 1997).

La guinda final del pastel es en el hecho de que el ADN de los pueblos mixtos de México y los Karitiana de Brasil, así como la de otras tribus nativas americanas, contiene un pequeño porcentaje de ADN, tanto de Denisovano como de Neanderthal (Estes, 2013; Prüfer, 2014), demostrando que sus ancestros deben haber estado en contacto con estas poblaciones, o incluso sus híbridos, ya sea en Asia o en el continente americano en alguna parte.

Aunque las tribus Mixe y Karitiana no se destacan por su altura extrema, el hecho permanece, que existe ADN Denisovano y de neandertal entre los nativos americanos de hoy.

Así que hay muchas posibilidades de que poblaciones de híbridos humanos que habitaron el continente americano, tanto antes como después del ahogamiento del puente de tierra de Beringia habrían conservado al menos algunos de sus rasgos Denisovanos, neandertales y de especies-x a través de las generaciones.

Éstos habrían incluido no sólo una mayor altura (heredada de los homínidos de Denisova), sino también, como la tumba de Blossom Mound 37, arcos superciliares prominentes, gruesos brazos y piernas, y otras denominadas características “arcaicas” (heredadas de los neandertales, y posiblemente incluso de los Denisovanos y especies-x, quienes sean que resulten ser), así como cráneos con características “arcaicas” derivadas de las primeras formas de Homo sapiens.

Más importante es el hecho de que estos híbridos humanos también han sido propensos a trastornos genéticos, incluyendo el crecimiento extremo y varias otras anormalidades físicas causadas por enfermedades como la acromegalia, el hiperdontismo, taurodontismo con hiperdontismo siendo la causa más probable de las dobles filas de dientes que a menudo han sido denunciadas en relación con los cráneos de los esqueletos gigantes, un hecho que es casi seguro que confirma su origen como híbridos humanos.

De hecho, los autores de este trabajo alentarían a los antropólogos, arqueólogos y genetistas a echar a un lado sus prejuicios y examinar más de cerca los informes de esqueletos gigantes en el registro arqueológico.

Lo que es más, el ADN nuclear y mitocondrial de restos óseos encontrados tanto en el continente americano domo en otras partes del mundo, que muestran una clara evidencia de un trastorno genético del tipo descrito aquí, debe compararse con los marcadores genéticos conocidos de nuestros primos homínidos.

Creemos que esto resultará ser un ejercicio fecundo que cambiará la forma en que percibimos la evolución de la humanidad en este planeta.

Un Regreso a las estrellas

Así que en conclusión, parece poco probable que los gigantes del continente americano sean una raza, o sub-especie humana, separada a la de los humanos modernos anatómicas (Homo sapiens sapiens).

Es casi seguro que son híbridos de humanos que han resultado del cruce entre tres y, posiblemente, incluso cuatro, diferentes sub-especies humanas.

Son los,

·         Neandertales

·         Denisovanos

·         humanos arcaicos (Homo sapiens)

·         especies-x, que estaban sobreviviendo muy probablemente, ya sea en bolsillos de Homo heidelbergensis o, más probablemente, Homo erectus, una perspectiva muy emocionante en verdad

La unión de todos estos diferentes pueblos – cuya descendientes existieron en y alrededor de las montañas de Altai de Siberia centro-sur hace unos 40,000 a 50,000 años atrás, no importa cuán breve o íntimo, casi con toda seguridad cambió la evolución humana en formas que ni siquiera podemos empezar a entender en este momento (y ver Collins, 2014, en la que el autor de este artículo explora el impacto híbridos Neanderthal-humanos tenían en el surgimiento de la civilización).

Es demasiado pronto para decir qué tipo de influencia pudieron haber tenido los híbridos de humanos en las creencias y prácticas de los primeros pueblos de América.

Aunque el hecho de que eran muy probablemente individuos de extrema altura y / o de aspecto llamativo (como el tumba de Blossom Mound 37) sugiere que habrían sido clasificados como especiales de alguna manera.

Es más, si hay grupos enteros de ellos, como parece haber sido el caso en el Valle de Kanawha de Virginia Occidental, los más probable es que de hecho ellos habrían formado las elites dominantes.

Como tales, se habrían visto a sí mismos como responsables de la difusión de sus sistemas de creencias preexistentes, que derivan originalmente de las poblaciones arcaicas que prosperaron en la masa de tierra de Eurasia muchos miles de años antes de la inmersión del puente de tierra de Beringia en torno a 8,500 AC. Estas creencias ancestrales podrían haber incluido la idea de que los propios orígenes y el destino de la humanidad yacían entre las estrellas, con un énfasis particular en aquellas estrellas existentes en la constelación de Cygnus, la gran ave del cielo.

Aquí la Vía Láctea como Path of Souls se divide para resaltar la entrada a un mundo que existe más allá del nuestro propio.

Tal vez fue por esta razón que hemos llegado a creer que los gigantes, los híbridos humanos, eran de las mismas estrellas, simplemente porque ellos fueron los que proporcionaron el conocimiento de cómo nosotros, como especie podríamos, literalmente, volver a las estrellas.

No de una manera física, sino a través del profundo viaje del alma.

Bibliografía

 

·         Bartelink, Eric J., Nikki A. Willits y Kristin L. Chelotti. “Un caso probable de acromegalia de la cultura prehistórica Windmiller de California Central,” Revista Internacional de Paleopatología 4 (2014), 37-46.

·         Burger, profesor Lee, entrevista, “Nuestra historia: Fósiles Humanos de antepasados”, The Naked Scientists: Ciencia Entrevistas, 25 de noviembre 2007.http://www.thenakedscientists.com/HTML/content/interviews/interview/833/. Consultado el 27 de abril 2014.

·         Callaway, Ewen, “ADN de homínidos desconcierta a los expertos: Análisis de la secuencia más antigua de un ancestro humano sugiere enlace a misteriosa población,” Nature, el 4 de diciembre de 2013http://www.nature.com/news/hominin-dna-baffles- expertos-1,14294. Consultado el 27 de abril 2014.

·         Collins, Andrew. Gobekli Tepe: Génesis de los Dioses. Rochester, VM: Bear & Co, 2014.

·         Estes, Roberta, “La Mezcal agregada de nativo americanos, Neandertal y Denisova” ADN Explicado-Genealogía genética 26 de diciembre de 2013, http://dna-explained.com/2013/12/26/native-americans-neanderthal-and-denisova -admixture /. Consultado el 27 de abril de 2014. Grün, Rainer, y Alan Thorne, “Dating los Humanos Ngandong”, Science 276: 5318 (1997), 1575-1576.

·         Harmon, Katherine, “Análisis de Nueva ADN Muestra los antiguos humanos se cruzaron con Denisovanos”, Scientific American, 30 de agosto 2012. http://www.scientificamerican.com/article/denisovan-genome/.Consultado el 28 de abril 2014.

·         Jacob, Sandra, y otros, “Antiguo genoma revela sus secretos”, Max-Plank-Gesellschaft, 30 de agosto 2012. http://www.mpg.de/6328259/denisovan_genome1. Consultado el 28 de abril 2014

·         Pastino, Blake de “evidencia más temprana de gigantismo-como una enfermedad encontrada en 3,800 años de antigüedad California Esqueleto” Digs occidentales, 24 de marzo Consultado el 24 de abril de abril de 2014.

·         Prüfer, Kay, y otros, “La secuencia del genoma completo de un Neandertal de las montañas de Altai,” Naturaleza 505 (02 de enero 2014) 43-49.

·         Reich, David, et al (2010a), “la historia genética de un grupo homínido arcaico de Cueva Denisova en Siberia”, Nature 368:. 7327 (22 de diciembre de 2010), 1053-1060 http://www.nature.com/ naturaleza / revista / V468 / n7327 / abs / nature09710.html. Consultado el 28 de abril 2014.

·         Reich, David, et al (2010b), “Información adicional: la historia genética de un grupo homínido arcaico de Cueva Denisova en Siberia”, 22 de diciembre 2010.http://genetics.med.harvard.edu/reich/Reich_Lab/Publications_files/2010_Nature_Denisova_Genome_Supplementary-1.pdf.

·         Rose, Mark, “Homo Erectus Survival”, Arqueología: Archivo 50: 2 (marzo / abril de 1997), http://archive.archaeology.org/9703/newsbriefs/h.erectus.html. Consultado el 27 de abril 2014.

·         Sanders, Robert, “genoma neandertal muestra evidencia de principios de mestizaje, la endogamia, humano” UC Berkeley Centro de Noticias, 18 de diciembre, 2013.http://newscenter.berkeley.edu/2013/12/18/neanderthal-genome-shows-evidence-of-early-human-interbreeding-inbreeding/.

·         Shreeve, Jamie, “El caso del antepasado perdido: el ADN de una cueva en Rusia se suma un nuevo miembro misterioso a la familia humana”, National Geographic, julio de 2013,http://ngm.nationalgeographic.com/2013/07/125 -missing de humano antepasado / texto shreeve. Consultado el 27 de abril 2014.

·         215-27.  Senyürek, Muzaffer Solimán, “La aparición de taurodontismo en los antiguos habitantes de Anatolia: un informe preliminar,” turco Tarih Kurumu Belleten 13 (1949), 215-27.

·         Timmer, John, “seres humanos premodernos pueden haber recogido los genes del Homo erectus,” arstechnica, 18 de diciembre, http://arstechnica.com/science/2013/12/pre-modern-humans-may-have-picked-up-genes-from-homo-erectus/. Consultado el 29 de abril 2014.

·         Waddell, Peter J., “Feliz Año Nuevo Homo Erectus. Más evidencia de mestizaje con los arcaicos anteriores al humano moderno / Neanderthal divide”, Biblioteca de la Universidad de Cornell, arXiv:. 1312.7749v1, 30 de diciembre 2013 http://arxiv.org/ abs / 1312.7749. Consultado el 29 de abril de 2014. Wright, JV Una historia de los pueblos nativos de Canadá: 10,000-1,000 BC. Gatineau, Quebec: Museo Canadiense de la Civilización, 1995.

·         Yong, Ed, “¡Sorpresa! 20% de Genoma Neandertal sigue vivo en los humanos modernos, encontraron los científicos”, National Geographic, 29 de enero, Consultado el 29 de abril 2014.
NOTA : Gracias a Greg Little por permitir la publicación de este ensayo de Path of Souls, y también a Debbie Cartwright por hacerme notar la importancia de los homínidos de Denisova y la Cueva Denisova, en la primavera de 2013

 

http://www.bibliotecapleyades.net

Anuncios

~ por Moiks en febrero 8, 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Conspiraciones Ocultas

No todo lo que escuchas, es la verdad...

Mundo Misterioso

¡Comunidad de aficionados al misterio! Encuentra artículos sobre extraterrestres, conspiraciones y paranormal, entre otros temas.

Oldcivilizations's Blog

Antiguas civilizaciones y enigmas

Para los que necesitan evolucionar

Reflexiones de crecimiento.. para una inmensa minoria.

indigoadulto

Meastra Reiki. No de Maestros.

CANAL DE MISTERIO

Programa de radio dedicado a la divulgación del misterio.

Blakalade

Rekortes Producciones

poimnb

A topnotch WordPress.com site

luispirela68

A great WordPress.com site

DESPIERTA CORDOBA / RADIO TODOS SOMOS UNO

Noticias, Investigación e Información sobre Civilizaciones Antiguas, Ufologia, Mitos, Leyendas, Profecias, Conspiraciones, Fantasmas, Arqueoastronomía, Criptozoologia, Viajes en el Tiempo, Dimensiones Paralelas, Exociencia, Esoterismo, Permacultura, Ecologia, Terapias Alternativas, Nueva Era y Mucho Mas...

conspiracionesocultasblog

¡Cuando se investiga conspiraciones ocultas a veces uno se encuentra en encrucijadas de proporciones míticas (por ejemplo la Capilla Peligrosa) y se sale de ellas o paranoico o agnostico. No hay tercera vía. Yo me convertí en agnostico.

EL ROBOT PESCADOR

pescando noticias de aquí y de allá...

Ahora es el Tiempo

Noticias • Educativas • Documentales

benjaminfulfordcastellano

Información alternativa. Nadie va a venir a rescatarnos. Sólo nosotros podemos ponernos en pie, autogobernarnos y decidir como queremos vivir. .......................................................................................... "Toda Verdad pasa por 3 fases: primero, es ridiculizada. Segundo, se le oponen violentamente. Y tercero, es aceptada como auto-evidente." Arthur Schopenhauer ............................................................................................................. "El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el coste de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales". Bertolt Brecht. ......................................................................................... Los nuevos informes de Ben Fulford se publicarán cada jueves, para respetar a los suscriptores del blog original, que constituyen el principal medio de vida del autor. El cartel al principio de cada informe lo pone la traductora, generalmente buscando algún tipo de documento que refuerce lo dicho en el informe.

LA HORA DE DESPERTAR

La Verdad os hará libres

tu angel humano informativo

La prensa que va mas alla de lo imaginable.

Exociencias.com

Exopolítica y ciencias censuradas

killuminatika

-Solo el cambio marca la diferencia-

A %d blogueros les gusta esto: